En esta sección presentamos algunos trabajos publicados en revistas académicas y no académicas nacionales, organizados por temas de interés.


Educación

 


 


Tenorio, M. C. (2009). Inclusión social en las universidades.Posiciones, 3, 96-115.

 

 

 

La educación superior se ha masificado en Colombia en las últimas décadas. Lo cual significa que ahora tenemos mejores tasas de cobertura en todos los niveles educativos, pero muy baja calidad. Claudio Rama plantea que la masificación de la educación en Latinoamérica ha creado la inequidad en la calidad: Las diferencias de calidad expresan una inequidad que además afecta a todo sector al despreciar las certificaciones y se asocia a la pérdida de ética universitaria. La baja calidad varía su centro entre el sector privado, público o extranjero en función de cada país...

 


Descargar PDF (1,7 MB)

 


  

Artículo


Tenorio, M. C. (2008). ¿Para qué sirve ingresar a la universidad?Boletín El Observador Regional  (Cidse), 6, 1-8.

 

Cada semestre, un alto número de primíparos ingresa a la Universidad del Valle con inmensas expectativas. Luego de pasar el lCFES, inscribirse en una carrera, y ser admitidos, para muchos el sueño ya se cumplió: tienen cupo en la universidad y llegarán a ser doctores -quizá los primeros profesionales de su familia. Todos festejan, pues lograron lo más difícil: la admisión. Tanto para la familia, como para el o la joven, e incluso para sus profesores de colegio, haber sido admitido es la prueba de que el joven está listo para ser estudiante universitario. A semejanza de los ritos de paso de las sociedades tradicionales, el ingreso es el ritual, y lograr el cupo anhelado es garantizarse un lugar entre los elegidos; entre aquellos que gracias a sus méritos académicos podrán ascender socialmente y triunfar...


Descargar PDF (3,1 MB)

 

 



 

Artículo

Delgado, C. A. & Tenorio, M. C. (2009). Construcción de conocimiento matemático e inclusión. experiencia con indígenas y afrocolombianos en la Universidad del Valle. Seminario de matemática educativa. Fundamentos de la matemática universitaria, 1(3), 31-61.

 

 

 

ABSTRACT

 

El aumento de cobertura en la educación superior hace visible el problema del alto porcentaje
de fracaso académico en la universidad colombiana, de manera especial en la pública a donde llegan los jóvenes de estratos populares. Problema que está siendo contabilizado y estudiado como deserción estudiantil, pero que aún no ha sido bien diagnosticado. Las matemáticas y, particularmente, el modelo pedagógico que orienta su enseñanza, son parte de esta indeseable situación. En la búsqueda de una solución la Vicerrectoría Académica de la Universidad del Valle aprobó un proyecto de investigación (2006) el cual incluía el desarrollo de cursos pilotos de Cálculo, para una población multiétnica que generalmente abandona sus estudios universitarios en las carreras de ingeniería, en los dos primeros años. Se deseaba comprobar que, bajo ciertas condiciones educativas, en un año era posible transformar la formación matemática que, en general, resulta insuficiente para responder a las demandas del currículo de estas carreras. Para este objetivo, se propuso una estrategia didáctica socioconstructivista destinada a afectar las actividades de enseñanza y de estudio del Cálculo. Tal estrategia se implementó en el marco de un proceso de investigación-intervención. Se buscaba explicitar algunas acciones que pueden servir para diseñar estrategias educativas que brinden, una
oportunidad real de asimilar conocimientos científicos y tecnológicos y responder a las exigencias académicas, que demanda la formación profesional en ingenierías. El resultado más destacado consistió en la reversión de la deserción, hoy después de seis semestres permanecen en los planes de ingeniería el 65% de los estudiantes del curso y varios han obtenido estímulos académicos.

 


Descargar PDF (251 KB)

 

 


 

Artículo


Tenorio, M. C. (1992). Escritura, saber y parentesco. Cuadernos de Psicología, 12, 139-174.

 

 

 

Los servicios psicológicos escolares permanentemente reciben demandas de profesores y padres de familia de que atiendan niños cuyo aprendizaje no es el esperado para su edad y nivel. En muchos cases la dificultad para aprender ha sido atribuida a una deficiencia orgánica: en otros, a “problemas afectivos”, pero sin que en ninguno de los dos casos se comprenda como esa supuesta causa puede operar sobre el aprendizaje específico de una o más materias, y no afectar la totalidad de los aprendizajes escolarea y extraescolares que un niño realiza...

 


Descargar PDF (3,65 MB)

 


Artículo


Sampson, A. (1997). Lectura y cuidado de sí. Revista Universidad del Valle, 16, 4-16.

 

La historia de la escritura posee sus títulos de nobleza que la acreditan como una disciplina académica de las más eruditas y exigentes. Numerosos y doctos volúmenes la narran. Por lo demás, la razón de ser de tal disciplina es obvia para cualquiera. Pero que haya también una historia de la lectura no resulta tan evidente.

Pues, si se dejan de lado consideraciones sociológicas sobre la difusión del alfabetismo y del aumento vertiginoso del número de textos disponibles gracias a la imprenta, no parece, a primera vista, que tal historia de la lectura exista ni tenga que existir. A lo sumo, habría una historia del texto a del libro. Tan natural nos parece leer, y tan natural nuestra manera de leer, que su carácter de modalidad puramente contingente e históricamente constituida desaparece ante el automatismo de nuestra práctica cotidiana. Sin embargo, por extraño que parezca, si existe una historia de la lectura, de las modalidades del ejercicio de esta técnica tan característica del mundo occidental. Esta historia apenas comienza a conocerse, peco ya unos cuantos hitos cruciales han sido establecidos por los historiadores...


Descargar PDF (164 KB)

 

 

 

Artículo

Sampson, A. (2000). Del alma al sujeto. Episteme antigua y ciencia moderna en psiquiatría. Revista Colombiana de Psiquiatría, 29(3), 231-241.

 

ABSTRACT

En la antigüedad la filosofía no era una mera empresa teórica. Era un asunto muy práctico que se ocupaba del bienestar del hombre, pues la filosofía se concebía como una terapia: psicoterapia. La medicina se encargaba de la salud del cuerpo, la filosofía de la psique, el alma, o la mente en términos modernos.  Esta división del trabajo duro toda la antigüedad y los tiempos paganos. Pero la revolución científica que inauguro la modernidad volvió añicos la antigua episteme, y el alma divina,  dependiente de la noción tradicional de Dios, ya no era una entidad racionalmente aceptable. La Revolución francesa hizo de la sociedad una construcción enteramente humana sin ninguna necesidad de recurrir a principios extramundanos. Pero la revolución política también dio luz a la psiquiatría moderna. La obra magna de Pinel puede reconocerse como el acta de esta nueva fundación para el tratamiento de los locos: la locura solo afecta a un sujeto pensante, el sujeto vuelto posible por las ciencias.


Descargar PDF (335 KB)

 

Artículo


Sampson, A. (2000). Mente, cultura y enfermedad. Revista Colombiana de Psicología, 9(1), 23-31.

 

ABSTRACT

Las llamadas ciencias humanas son demostrablemente disciplinas que deben su vida a las ciencias exactas y naturales. Históricamente vinieron después, y en lo metodológico es notorio su afán por mimar los procedimientos y el modo de racionalidad desplegados por las ciencias naturales. Algunos han preferido denominar a estos estudios que pretenden articular un saber sobre los asuntos humanos, ciencias sociales. Incluso, hubo una tentativa por llamarlas más bien ciencias conjeturales, en la medida en que la teoría de los juegos parecía conferirles una posible matematización - ideal científico perseguido desde la matematización de la física por Galileo.

La dicotomía, ciencias humanas - ciencias naturales, puede verse como otro avatar más de la distinción fundacional mente - cuerpo, con la cual el Occidente inaugura su milenaria tradición. La invención griega de la psique va necesariamente aparejada con la creación de una novedosa noción del cuerpo, configurado como su par antagónico. Y, en efecto, en una cultura en la que el esclavo es esclavo por naturaleza (según Aristóteles), el amo debe su superioridad a su don de mando. El cuerpo será sometido y el alma desempeñará el papel de amo. Así, contrariando todas las apariencias, la psique será activa, sede de la iniciativa, y el cuerpo, pasivizado, estará bajo su dominio. En una unidad rectamente gobernada - sea la del individuo o la de la polis - la psique y el propietario deben estar al mando. Pues ambos son los que saben. Así, la psique debía su preeminencia al hecho de que sin ella no había posibilidad alguna de episteme ; era la condición necesaria para toda ciencia, para todo saber cierto y seguro. No había ciencia sino por la psique divina y universal.


Descargar PDF (199 KB)

 

Artículo


Sampson, A. & Tenorio, M. C. (1998). Psicología, culturas y valores morales. Revista Colombiana de Psicología, 7, 15-26.

 

ABSTRACT

Este texto somete al examen crítico algunos de los supuestos  más frecuentes en la psicología académica y que, coincidencialmente, resultan también serlo en el discurso corriente con respecto a los derechos humanos. Estos supuestos corresponden a un legado filosófico e ideológico que ha sido transmitido de generación en generación en el mundo occidental.  Cada generación, claro está, se ha apropiado de este legado, modificando progresivamente  el dispositivo inicial. Se puede reconstruir las distintas etapas de esta historia, y comprobar la incidencia de las encrucijadas socio-políticas en la determinación del contenido transmitido a la siguiente generación.


Descargar PDF (275 KB)

 

Artículo


Sampson, A. (1998). Ética, moral y psicoanálisis. Revista Colombiana de Psicología, 7, 81-93.

 

ABSTRACT

La reflexión humana en torno a los problemas del bien y del mal, y de lo que debe constituir el fin de la vida, parece, desde sus inicios mismos en Occidente, situarse de acuerdo con dos coordenadas que podemos comodamente denominar con los términos de “ética” y de “moral”. En ellos salta a la vista la doble herencia, griega (ethos) y romana (moris), de nuestra cultura. Esta duplicidad terminológica es afortunada, en la medida en que nos proporciona dos categorías para dos puntos de vista distintos, pero complementarios. Seria desafortunada solo si, por error, fuéramos llevados a suponer cada punto de vista como exclusivo de la reflexi6n griega o de la romana, pues ambos se dieron en las dos culturas.


Descargar PDF (3,5 MB)

 

Artículo


Sampson, A. (1997). Lectura y cuidado de sí. Revista Universidad del Valle, 16, 4-16.

 

La historia de la escritura posee sus títulos de nobleza que la acreditan como una disciplina académica de las más eruditas y exigentes. Numerosos y doctos volúmenes la narran. Por lo demás, la razón de ser de tal disciplina es obvia para cualquiera. Pero que haya también una historia de la lectura no resulta tan evidente.

Pues, si se dejan de lado consideraciones sociológicas sobre la difusión del alfabetismo y del aumento vertiginoso del número de textos disponibles gracias a la imprenta, no parece, a primera vista, que tal historia de la lectura exista ni tenga que existir. A lo sumo, habría una historia del texto a del libro. Tan natural nos parece leer, y tan natural nuestra manera de leer, que su carácter de modalidad puramente contingente e históricamente constituida desaparece ante el automatismo de nuestra práctica cotidiana. Sin embargo, por extraño que parezca, si existe una historia de la lectura, de las modalidades del ejercicio de esta técnica tan característica del mundo occidental. Esta historia apenas comienza a conocerse, peco ya unos cuantos hitos cruciales han sido establecidos por los historiadores...


Descargar PDF (164 KB)